Nuestra historia

Cuatro generación de salineros desde 1910

“Foto cedida por Felipe Gil

Un Legado Centenario

Tradición y Excelencia en Cada Grano de Sal

Nuestra historia se entrelaza con la rica tradición salinera de Fuerteventura, donde las Salinas del Carmen han sido testigos de siglos de producción artesanal de sal marina. Cada grano de nuestra sal refleja el cuidado y la dedicación con los que se ha preservado este legado centenario, ofreciendo un producto de calidad excepcional que captura la esencia misma del mar.

Las Salinas del Carmen están situadas en la costa este de Fuerteventura. Antiguamente conocidas como las Salinas de Hondurilla, se crearon en el siglo XVIII. Son las primeras salinas de Fuerteventura que entraron en funcionamiento y las únicas de la isla que aún se conservan en activo.

En 1910

D. Manuel Velázquez Cabrera (Tiscamanita 1863 – Madrid 1916) modernizó las salinas y las configuró tal y como las conocemos hoy en día.

En 1995

En 1995 el Cabildo de Fuerteventura puso en marcha un plan de rehabilitación y debido a su gran valor histórico, etnográfico, ecológico y ambiental, fueron declaradas en el año 2002 Bien de Interés Cultural.

Métodos artesanales

Desde su origen hasta nuestros días, la Sal de Fuerteventura Salinas del Carmen se sigue elaborando con los mismos métodos artesanales tradicionales.

Sabor Auténtico del Atlántico

La Distinción de Nuestra Sal de Fuerteventura

La sal de Fuerteventura Salinas del Carmen destaca por su sabor único, impregnado con las notas salinas del Atlántico y el carácter especial de esta tierra volcánica. Recolectada de forma artesanal y respetuosa con el medio ambiente, nuestra sal conserva todos los minerales y matices que hacen de cada bocado una experiencia sensorial inigualable.

Compromiso con la Calidad y la Sostenibilidad

Nuestro Sello Distintivo

En nuestra historia, la calidad y la sostenibilidad son pilares fundamentales. Nos comprometemos a ofrecer un producto excepcional que no solo deleite tu paladar, sino que también respete el entorno natural en el que se produce. Desde la protección de los ecosistemas marinos hasta la promoción de prácticas responsables, nuestra sal de Fuerteventura Salinas del Carmen es sinónimo de excelencia y compromiso con el medio ambiente.